domingo, 20 de julio de 2014

Migas manchegas sin gluten

Hola a todos:
Esta receta es el objetivo cumplido de una abuela perseverante, la abuela María. Hace unos meses subí al blog la receta del Bollo María. Se que el bizcocho de yogurt es uno de los mas sencillos de hacer,  que sale fácil y que tiene poco misterio,  pero no tengo dudas de que el mejor bizcocho que he probado es el de mi madre, la abuela María para mis hijos.

Los viernes son especiales, siempre que lo permiten las agendas nos reunimos a comer y mi madre cocina para todos esas recetas tradicionales y sanas que tanto gustan de la dieta mediterránea. En esta ocasión fueron migas manchegas, mi padre era de la tierra y mi madre, aunque del otro extremo de España, enseguida hizo suya la manera de cocinar las migas manchegas con sus "tropezones". Y tenía tantas ganas de adaptarla a su nieto celiaco que lo consiguió, así que aquí va:

Ingredientes:
  • 1 barra de pan sin gluten (para dos raciones yo Beiker)
  • Tropezones al gusto (cantidades en función del número de comensales)
  • Chistorra sin gluten
  • Panceta fresca
  • Alitas y/o muslitos de pollo
  • Pimientos verdes
  • Pimientos rojos secos manchegos
  • 1/2 cabeza de ajos
  • Aceite de oliva
  • Pizca de sal
  • Miel / Uvas al gusto
(Estas no llevan pimentón).

Elaboración:

  • Cortar el pan primero en rebanadas pequeñas y después transversalmente para que quede en trocitos pequeños.
  • Se mete posteriormente en una bolsa de plástico rociadas con una pequeña lluvia de agua durante 1 hora aproximadamente. Este tiempo se aprovecha para ir friendo los tropezones.
  •  En una sartén honda se echa aceite de oliva virgen extra cubriendo el fondo y se fríen los ajos que se han cortado en laminas gruesas. Cuando se doren se reservan en una cazuelita de barro.
  • Freir los pimientos verdes, los pimientos rojos secos y reservar en una cazuelita de barro junto con los ajos. A continuación ir friendo la carne por tandas y reservar en otra cazuela.
  •  Rehogar las migas en el aceite de fritura sin dejar de dar vueltas en la sartén y añadir una pizca de sal. Si observamos que han quedado un poco secas, rociar con un poco de agua. (El truco es que las migas queden esponjosas y bien cocinadas pero no blandas).
  • Servir con las cazuelitas al centro de la mesa para que cada uno elija los tropezones al gusto. Personalmente me encantan con un poquito de miel por encima, mi abuelo las acompañaba con uvas.

Os dejo unas frases que encontré una vez y que reflejan el talante de la abuela María y tantas otras que llenan la vida de nuestros pequeños de imaginación y cariño:



Decir abuela es un regazo generoso donde encontrar abrigo,
una mirada tierna y compasiva,

es una casa grande llena de recuerdos
que los años nos fueron regalando,
es un sillón hamaca donde tejimos miles
de sueños, el que cobijó nuestra inocencia
Decir abuela es una cocina perfumada, un cuarto con aroma a lavanda.
Es emprender un viaje al pasado, no muy lejano, marcado en los surcos de sus rostros.
Es el pelo encanecido.
Los pies cansados por tanto camino recorrido.
Son agujas peleando con ovillos, tejiendo historias infinitas...






Saludos sin gluten :)
Seguir @GloGlublog












domingo, 6 de julio de 2014

Comunion sin gluten en el Jardin El Botero

Hola a todos:
Hace ya más de un mes y medio del evento en cuestión pero comparto con vosotros la celebración más importante para nuestra familia este 2014. La comunión de mi hijo. Despues de asistir a otros acontecimientos similares, Jorge tenía claro que su comunión sería integramente sin gluten, quería demostrar que se puede disfrutar de manjares aptos para celiacos. Como siempre todo es cuestión de interés y de dedicarle mucho amor.

Me sigue llamando la atención que en este tipo de eventos con tantos niños compartiendo la misma mesa, no se homogeneizan los menús, lo mismo para todos, ya que las consecuencias de hacer sentir diferente a un celiaco (u otros intolerantes/alérgicos) puede generar altos sentimientos de frustración.

Yo aplico la máxima de la integración, si hay un intolerante al huevo no se me ocurre poner filetes empanados y un solo filete a la plancha, o si hay un intolerante a la lactosa busco la manera de unificar el menú para que todos disfruten sin diferencias. Se trata de  ocasiones tan especiales e irrepetibles que la experiencia vivida por un niño le puede marcar para siempre. Mi hijo Jorge recuerda cada uno de los eventos en los que no se le ha tenido en cuenta...¿os imagináis que tu postre sea una manzana sin pelar sobre un plato blanco mientras todos los demás disfrutan de tarta, chocolate, helados etc...? ¡¡¡Es tan fácil hacerlo fácil !!! Interés y cariño.

En el caso concreto de mi hijo, que come de todo y le encanta probar cosas nuevas, dedicamos tiempo y mucho cariño a elaborar un menú rico, único y que resultó muy llamativo. Lo conseguimos con la ayuda de nuestros amigos de El Jardín El Botero. La finca es espectacular, destaca: la calidad de la materia prima, los detalles de presentación, el personal extraordinariamente atento y personalizado. El jefe de cocina, Albano y Miguel Ángel al frente del equipo convirtieron aquel día en inolvidable.

Os dejo el menú que diseñaron para Jorge y algunas fotos (las que veis en su web son tal cual las recibes en el plato) y la relación calidad-precio es perfecta. 

MENU SIN GLUTEN FINCA EL BOTERO

Para el coctail sustituyeron los canapes "gluteneros" por cestitas, vasitos o cucharitas como por ejemplo:

  • Vasito de bacalao con pisto manchego
  • Pez espada con mermelada de tomate
  • Vasito de gazpacho
  • Cestita de queso de cabra caramelizado con piñones
  • Salmón marinado con mahonesa de espinacas
  • Jamón y lomo ibérico con pan sin gluten
  • Chorizo casero a la sidra
  • Cucharita de foie caliente
  • Sushi y maki
Así hasta 14 aperitivos por persona...

Para el primer plato nos gustó la ensalada salvaje de jamón de pato y foie y para los segundos muy recomendables las carnes.  Nosotros elegimos medallones de solomillo de ternera a la brasa con patatas y cebolla al horno y pimientos del piquillo, para los niños y tierno entrecot de lomo alto argentino para los adultos. Hubo dos personas que optaron por el pescado también extraordinario, en este caso Miguel Ángel nos sugirió la lubina con boletus y vieiras Para el postre la tarta era artesana apta para celiacos igual que el helado, simplemente sustituyeron la tulipa de galleta por una cestita, ya que a mi hijo no la quería. (El pan que veis en las fotos es sin gluten :))

Como recuerdo de comunión encargué a Ann´s Kitchen un macetero de galletas sin gluten decoradas para la ocasión, (no tiene pagina web si alguien está interesado os paso el contacto).

Os animo a que rompáis moldes y demostréis que se puede disfrutar de un evento sin gluten por todo lo alto, y con vuestro ejemplo concienciéis a los que solo ven barreras cuando ponen un celiaco a su mesa.

Saludos sin gluten :)
Seguir @GloGlublog







Viaje sin gluten a Donostia

Hola a todos:
Seguimos viajeros y hace un par de semanas nos escapamos a San Sebastián (Pais Vasco). Salvo la galerna que nos hizo por la noche, disfrutamos de un tiempo envidiable, sol espléndido y unas temperaturas nada habituales para la zona y para la época.

Nos alojamos en el NH Aranzazu a pocos pasos de la playa de Ondarreta. Sin duda un acierto en cuanto a instalaciones, ubicación, atención al cliente y a destacar el mimo con el que trataron a nuestro celiaco.

Como en otras ocasiones avisamos en la reserva que viajábamos con nuestro hijo intolerante al gluten y volvimos a recordarlo un día antes y de nuevo a la llegada en la recepción del hotel. Por la mañana en el desayuno desde los camareros hasta el responsable de sala tenían conocimiento del tema. Preparados para lo habitual...nuestra sorpresa llegó cuando sacaron de un armario bien aislado del resto de alimentos (contaminación cruzada nula) cereales, galletas maría, galletas de chocolate y barra de pan sin gluten. También se ofrecieron a elaborar huevos revueltos y bacon en cocina para evitar la contaminación por los utensilios de servir que suelen acabar en bandejas "gluteneras".

Luego llegaba el reto de tapear sin gluten por el caso viejo de Donostia. Había consultado referencias por internet y me vino muy bien la información de Celiaco a los 30. Muy completa y con varias propuestas. No obstante la primera noche con el cansancio del viaje y el paseo desde Ondarreta hasta el casco viejo hicimos solo una parada en la taberna de Jose Mari, típico e histórico, conocían la intolerancia y se desvivieron por servirnos buenas raciones y tapas sin gluten. Tomamos entre otros: pulpo a la brasa, guindillas de la tierra a la plancha,boquerones en vinagre y pescadito a la plancha. Al día siguiente visita por la costa (Deba, Getaria, Zarautz...) para adentrarnos en los bosques y caseríos y hacer senderismo con la familia. Bajando por el valle del Urola, parada en Azcoitia, visitando el Santuario de Loiola y comida en Geltoki un restaurante familiar, materia prima de excelente calidad y comida casera para todos los bolsillos. De nuevo ningún problema para ofrecer menú sin gluten. Tomamos de primero menestra de verdura (de la huerta exquisita), pollo asado, manitas de cordero espectaculares y paella, por menos de 15€/persona.Destaca el ambiente y la atención de todo su personal.

El domingo dedicamos más tiempo a tapear por San Sebastian, de nuevo con el temor de no satisfacer las expectativas de nuestro celiaco en la "ciudad de los pintxos". Fuimos directamente al Gandarias. Todo de matrícula de honor, saben de lo que estás hablando, dedican mimo a manipular las comandas sin gluten y la atención es extraordinaria. Lo que mas sorprende es ver la carta repleta de pinchos, tapas y raciones aptas para celiacos, acompañadas de pan sin gluten. Os la dejo porque impresiona.

¡Espero que os haya resultado interesante y que no dejeis de viajar!

Saludos sin gluten :)
Seguir @GloGlublog













Se ha producido un error en este gadget.